Conoces tu sistema digestivo?

Bueno a estas alturas quien me lea puede apreciar que hace no mucho he sido diagnosticada de una enfermedad del sistema digestivo. En mi caso el diagnosticarme mal y tarde de la Enfermedad de Crohn (como a casi todos) casi deriva en una obstrucción intestinal muy grave, estando en estadio severo a día de hoy.

No es que me guste sacar los trapos sucios personales, pero creo que en la "sociedad del conocimiento" hemos de basarnos en nuestras propias experiencias y cotejarlas con tantísima información que podemos encontrar a nuestro alcance con un simple click.

Hablaré pues, un poco sobre el sistema digestivo. El sistema digestivo es el encargado de muchisimas cosas y se sabe que está íntimamente relacionado con el corazón y su buen funcionamiento. ¿Sorprendidos? pues así es y cada vez más numerosos estudios lo confiman. 
Olvidamos que los intestinos son órganos vivos. Digamos que son los que proporcionan la democracia del cuerpo, dado que reparten lo que hace que nuestro cuerpo funcione, nos proporcionan libertad para elegir lo que comemos, absorben, secretan, envían señales  y metabolizan los alimentos para que podamos inclusive pensar. Asi que creo merecen este post especial, para darles la importancia que merecen.


Normalmente nos es desagradable hablar del sistema digestivo, úlceras, colon, recto, heces... pero es  como hablar de las cañerías y tuberías de nuestra casa, no apreciamos su valor hasta que se produce el atasco y todo el engorro que supone. Pues nuestro sistema digestivo, pese a ser mucho más complejo, es exactamente lo mismo, el sistema de cañerías del cuerpo y hemos de cuidar ese sistema. 
Estas cañerías internas funciona hacia dos direcciones hacia dentro y fuera, hablando  de un modo elemental y entendiendo que no soy licenciada en medicina. El modelo de desplazamiento de los nutrientes que consumimos es de arriba abajo, salvo excepciones marcadas como enfermedad o las resacas, por ejemplo.

 Dato curioso, en el Reino Unido muchas personas no cuidan su boca porque no se incluye en el Sistema Nacional de Salud. Y cuando van al hospital de urgencias con dolores en el pecho, los médicos suelen recetar aspirina, que es un betabloqueante y antibiótico para la gingivitis... porque saben los doctores que hay relación estrecha entre la gingivitis y la desestabilización del corazón. Tal como antes os contaba.


* Imagen sacada de www.e-socrates.org.

El sistema digestivo comienza en la boca, es importantísimo masticar despacio y concienzudamente la comida para que se extraigan los mayores nutrientes a la par que facilitemos la labor al resto de los órganos que son muchos. Luego la comida pasa por el esófago, que es quien da paso tanto a la comida como a los ardores, por ejemplo, así que si te pasas cenando demasiado o segregas demasiados jugos gástricos te arriesgas a que el ácido llegue al esófago y ya tenemos un ardor abrasador por la garganta. 

Y llegamos al estómago que normalmente es el que se encarga de almacenar la comida y si lo maltratas en exceso pueden surgir problemas como mal aliento, úlceras y bacterias.  Así que no siempre el mal aliento proviene de una mala higiene dental sino de una parte más interna. 
Tras el estómago nuestra comida va al intestino delgado y se mezcla con la bilis, que la genera el hígado. Esta bilis es la que disuelve la grasa para que se digiera mejor. Y entre comidas, la bilis está almacenada en la vesícula biliar que si comes demasiado graso  puede convertirse en partículas sólidas que conocemos como piedras, con toda la problemática que conlleva.

Como saber si el dolor de estómago lo producen  piedras en la vesícula? pues por ejemplo vete por ahí y acude a un restaurante de comida rápida rica en grasa, como el pollo fritísimo de kentucky fried chicken, si al comerlo  no te produce dolor ni molestia probablemente estés sano. Aprovecho para recordar que la comida frita normalmente es un perjuicio para todo nuestro sistema digestivo solo con olerla, así que no la comáis demasiado, vuestro sistema digestivo, y por ende todo vuestro cuerpo, os lo agradecerá.

El hígado sirve también para crear las proteinas en tu cuerpo, es el control de mando para ello. Muchos alimentos van al hígado para que ayuden a cosas como coagular la sangre por ejemplo. Para mantener sano este importantísimo órgano, no hay que abusar del alcohol, beber mucha agua y no abusar de los medicamentos, ya que es el que filtra igualmente lo que hay en nuestro sistema digestivo. Síntomas que pueden significar que el hígado está trabajando en exceso: color amarillento de la piel, color amarillento de la orina y mucho acné en la zona de la barbilla y por el cuello.  Si queréis ayudar a vuestro hígado (y doy fé de que funcionan) lo mejor es que comáis manzanas y vegetales como la alcachofa o cardo mariano de manera mas o menos regular por una temporada.

Los intestinos: en el delgado es donde se absorven más nutrientes (este es el que yo tengo más fastidiado y por eso sufro de anemia desde hace más de un año asi como deficiencias en vitamina B), y en el grueso o cólon es mas ancho y corto que el delgado y absorbe el agua para formar las heces.
En un plano químico los intestinos son lo más parecido al cerebro porque los neurotransmisores y las hormonas son muy similares. 
Hemos de tener en cuenta que los alimentos influyen en todo: depresiones, tallas, cansancio, fuerza...) Nuestros intestinos también reaccionan ante los elementos externos, como el estrés, cambios de temperatura, cambios de sueño, etc. El intestino delgado es quien da pistas de como va la absorción de lo que ingerimos, normalmente es un órgano de muy buen humor, que se enfada poco, pero cuando algo va realmente mal, hay una emergencia, sus señales serán gases o espasmos que te estrujan (puedo dar fé de ello) . Está formado por sistemas vasculares que hace que todo lo que ingerimos llegue a los órganos más importantes de nuestro cuerpo. Imaginaos si esta labor no se hace correctamente, pues si, todo comienza a fallar como una reacción en cadena. Y cuando ya ha hecho su trabajo, que depende de la persona varía el tiempo, lo que no le sirve va a parar al ciego (donde encontramos el apéndice) que es donde comienza el intestino grueso para que se vayan produciendo las heces. Cuando hay bacterias en un alimento en mal estado por ejemplo éstas dificultan la función del intestino grueso, y como resultado tenemos la diarrea.

Y ahora llegamos a las heces, muchos habréis pensado ya, hemos acabado, pues no. Hay todo un mundo en las heces de las personas y como han de ser, igualmente nos dan pistas de si estamos o no enfermos o si tenemos algún bichillo en los intestinos, algún parásito. Las heces no han  de flotar, deben tener forma de S como los intestinos, han de ser relativamente voluminosas porque de lo contrario indican dificultad para expulsarlas, y hemos de saber que todos producimos gases diariamente, unas 4 veces al día,  y menos de 1% huelen mal.

Ahora si, llegan las recomendaciones para mantener una buena salud del sistema digestivo:
- importantísimo beber unos 2 litros de agua al día, preferiblemente agua, aunque líquidos para hablar en términos generales. Ojo, el beber agua de manera excesiva también es perjudicial. No nos pasemos.
- Refrescos los justos: poseen calorías inútiles e ingredientes autodestructores, por no hablar de los conservantes, etc, que te dejarán hambriento y te engordarán.
- Cenar tarde no es nada bueno para nuestro sistema digestivo, han de pasar al menos 2 horas antes de acostarnos tras haber ingerido alimento. ello se debe a que puedes provocar que el ácido suba a tu esófago y se intensifiquen los reflujos gástricos.
- Engañar al sistema digestivo: comer poco y a menudo es clave para evitar estar hambrientos , comer lentamente hace que la digestión sea lenta y tu estómago más tarde en vaciarse, por lo que te sentirás lleno y no tendrás la necesidad de comer.
- sorpresa, terminar la comida con algo azucarado hace crecer las  bacterias que se alojan en la boca, así pues es preferible comer fruta entre horas o bien antes de las comidas.
- come lo que te apetezca comer, de forma saludable que seguro que habéis pensado en chocolates y dulces, pues  si, el cuerpo es sabio es una de las cosas que he aprendido a base de sufrir esta enfermedad. Si no te apetece comer pescado, no lo hagas, no te fuerces, es lo peor que puedes hacer.
- No te sacies por completo en las comidas, que te quedes bien sin hambre, pero no te des comilonas que lo único que harán será que todo tu cuerpo se centre en la digestión produciendo un letargo tal que no te permite ser eficaz y ralentiza todo.
- tener buena higiene dental es imprescindible, lo que incluye el hilo dental, como dato diré que hay unas 500 clases de bacterias que viven en la placa que se genera entre los dientes. 
- Preocúpate de la comida que compras, que ingieres, que te venden, al fin y al cabo es lo que hará que estés mejor o peor y puede evitarte enfermedades no deseadas. La agricultura ecológica es más cara si, pero te garantiza un menor tratamiento químico.

 Tu salud depende de lo que comes. ¿ es o no importantísimo este sistema? A cuidar nuestro sistema digestivo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada